sin ciencia no hay futuro

Democracia herida y crisis sin solución

Publicado en Diario Uno, Martes 15 de septiembre de 2020

Carlos  Monge

Publicado: 2020-09-15

La crisis en curso ha expuesto las miserias del círculo íntimo del Presidente Vizcarra; ha confirmado el carácter delincuencial de Alarcón, excontralor y ahora congresista por UPP, y ha revelado la ambición desmedida de Merino, representante por AP y Presidente del Congreso. 

Ha sido notable también el oportunismo de varios personajes cuyo interés electoral 2021 podía verse afectado por la intención de sus bancadas de vacar al Presidente Vizcarra. Así hemos visto a presidenciables como Daniel Urresti, César Acuña, Raúl Diez Canseco y Keiko Fujimori desmarcarse del intento golpista recién cuando quedaba claro que estar asociados al mismo sería un lastre en las campañas electorales que se avecinan. ¿Principios? No. Puro cálculo.

Una vacancia urdida desde la corrupción y la ambición hubiese sido un desastre de marca mayor. Parece que la hemos evitado. Eso es bueno. Pero para el grueso de la población, si bien los personajes cambian, el Congreso sigue siendo una cueva de corruptos y ambiciosos que solo piensan en sus intereses inmediatos. Y en la vereda del frente, Vizcarra no puede explicar su relación con Swing, aparece enredado en maniobras turbias y pierde buena parte de la autoridad moral que tenía para enfrentarse a sus enemigos políticos en nombre de la lucha contra la corrupción. Así, las instituciones de la democracia (Ejecutivo, Congreso, mayoría de partidos) avanzan en su sostenido proceso de pérdida de legitimidad. Eso es malo.

En medio de esto, una buena cosa es que –aunque sea para lavarse un poco la cara- el Congreso haya aprobado la ley que prohíbe candidatear a sentenciados en primera instancia. Otra buena cosa seria que el Tribunal Constitucional aproveche para aclarar que la “incapacidad moral” como causal de vacancia se refiere a “incapacidad mental” para gobernar. Si lo hace, acabaremos con este permanente factor de inestabilidad política que hace imposible que un Ejecutivo sin mayoría parlamentaria pueda gobernar.

Al momento de escribir estas líneas, la vacancia parecía desinflarse. Pero seguían saliendo audios y se discutía en el Congreso la censura a la Ministra Alva. La crisis política continúa, sin desenlace claro a la vista.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en