no se metan contra la libertad de prensa

CEPAL

Entre crisis sanitaria, recesión económica y regresión política

Publicado en Diario Uno, 7 de Julio de 2020

Carlos Monge

Publicado: 2020-07-07

La crisis sanitaria está lejos de resolverse. Sí parece que hemos logrado entrar en una meseta en términos de con­tagios (aproximadamente 3,500 casos nuevos cada día), que se traduce en una meseta en términos de muertes por Covid-19 oficialmente registradas de aproximadamente 200 personas diarias. El problema es que ese es el resultado de la cuarentena que ya terminó, y no sabemos cuál será el resultado de la reactivación que recién empieza. 

La crisis económica será profunda. El Banco Mundial ha proyectado una caída de 12 puntos en el crecimiento econó­mico del 2020, y que esta recesión se traducirá en pérdida de empleos y de ingresos, en un rebrote fuerte de la pobreza y de la desigualdad.

La reforma política avanza como el cangrejo. En el Congreso se forman diversas coaliciones en torno a puntos de inte­rés específico. Se forma una mayoría liderada por dueños de universidades que no lograron licenciar­se, para tirarse abajo una reforma educativa que perjudica sus negocios truchos. Se forma otra mayoría liderada por gente con prontuario para permitir que sentenciados en primera instancia candidateen. Se forma una minoría suficientemente grande para impedir la reforma de la inmunidad parlamentaria convertida en impunidad.

Y cuando el Presidente lo pecha y la ciudadanía expresa su repudio de muchas maneras, el Congreso da marcha atrás en cuanto a los requisitos para candidatear y la inmunidad, pero se forma una amplia mayoría para tomar venganza quitándole el derecho de antejuicio a toda la plana mayor del estado, reformando en cuestión de horas varios artículos de la constitución sin haber seguido el procedimiento debi­do. Comportamiento inconstitucional e irresponsable que habla de la miseria de la mayoría de nuestra clase política, en necesidad de una radical renovación.

Salvo que nuevamente nos sorprenda con algo inespera­do (no sería la primera vez), queda claro que las respuestas de corto plazo del Presidente Vizcarra a la crisis sanitaria y económica ya mostraron sus limitaciones. No pecha a su propia tecnocracia que prioriza la focalización y las cuentas en azul antes que las necesidades de las mayorías sin chamba y sin ingresos. Y solo pecha verbalmente a los sectores em­presariales que lucran con la crisis, pero no hace realidad nada al respecto.

Así vamos rumbo al 2021. Con una crisis sanitaria que puede recrudecer, con una recesión económica en la que la mayoría pierda y una minoría hace grandes negocios crisis, y con coaliciones parlamentarias que pueden hacer mayorías ocasionales para hacer cualquier barbaridad que les convenga en el corto plazo. Pensando en las presidenciales que se vienen, miremos bien que hace cada bancada frente a cada tema.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en