no se metan contra la libertad de prensa

Covid 19: organización social desde el territorio

Publicado en Diario Uno, 9 de Junio de 2020

Carlos Monge

Publicado: 2020-06-09

Respuestas a la crisis hay tantas como frag­mentada es la sociedad peruana. En ausen­cia de mínimos de integración, identidad y objetivo común, de empatía con el resto, la crisis se convierte en un campo de batalla, donde quienes tienen más poder se imponen a quienes no lo tienen. 

Cadenas de farmacias que son parte de un mis­mo grupo económico especulan concertadamente con el precio de los medicamentos. Clínicas privadas cobran por pruebas que el estado les hace gratis, ex­primen a quienes ne­cesitan tratamiento, no reciben pacientes derivados hasta que el gobierno no les pague lo que piden. Tienen el poder para hacerlo. Sus víctimas no lo tienen para impedirlo.

Hay quienes pue­den cumplir con la cuarentena, hacien­do trabajo remoto, cobrando por transferencias bancarias, comprando por delivery. Ahí funciona un tejido social. Hay quienes no tienen empleo, ingresos ni ahorros y la ayuda del estado es insuficiente o no llega. Retornantes cami­nando de regreso a provincias y distritos de origen. Trabajadores independientes y pequeños negocios y sus cadenas de proveedores. Desafían organizadamente la cuarentena porque necesitan generar ingresos para sobrevivir. Ahí hay otro tejido social en funciones.

Hay también una sociedad que se organiza para cuidarse. Poco en Lima, más en otros centros urbanos, mucho más en zonas rurales. Poblaciones locales, ru­rales, indígenas, campesinas, cerrando sus territorios, controlando carreteras y ríos, regulando el ingreso y salida de personas, para evitar que el virus llegue. Presionando a la autoridad si no funciona. Comple­mentando sus esfuerzos si es débil. Reemplazándola si no puede o no quiere.

En este caso, el mundo rural indígena y comunero enseña el camino. Necesitamos de mucha más orga­nización social desde el territorio. Para controlar la expansión del virus. Para presionar a las autoridades locales y de salud a que hagan lo suyo. Para fiscalizar­las y parar a corrupción. Para exigir que el bono sea realmente universal. Para sobrevivir mientras dura la reactivación en medio de la recesión brutal que se nos viene. Este es un reto que desde la izquierda no podemos eludir.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en