rechaza cualquier tipo de violencia

diario uno

La izquierda ante la corrupción

Publicado en Diario Uno, Lunes 13 de Enero de 2020

Carlos Monge

Publicado: 2020-01-13

Desde la izquierda hemos siempre muy activos en la lucha contra la corrupción, denunciando a los partidos de las derechas peruanas por ser parte de la misma. Vienen a la memoria las batallas de Carlos Malpica y Javier Diez Canseco contra la corrupción política y empresarial, y las más recientes de las bancadas de Nuevo Perú y el Frente Amplio contra el fujimorismo y el aprismo en el Congreso. 

De la misma manera, hemos denunciado que más allá de las responsabilidades individuales de cada persona involucrada, la corrupción es sistémicamente inherente al capitalismo neoliberal, basado en la captura del mercado, del estado y de la política por grandes intereses corporativos privados. El que todos los presidentes del ciclo neoliberal iniciado en los 90 y buena parte de nuestra clase empresarial hayan terminado sentenciados o procesados, parece confirmarlo.

Pero Gregorio Santos y Vladimir Cerrón han sido sentenciados por el Poder Judicial y Susana Villarán cumple una sentencia de prisión preventiva. Son tres caras visibles de la izquierda cuyo paso por la gestión regional o municipal también ha sido manchada por la corrupción. Es “ser de izquierda” no es ninguna vacuna contra la corrupción ni otorga automáticamente superioridad moral alguna sobre las derechas en este terreno.

La corrupción es un cáncer que corroe al país. Tiene raíces profundas en nuestra formación colonial y se ha reproducido a lo largo de nuestra vida republicana. Está profundamente arraigada en el Estado y en nuestra cultura ciudadana. Frenarla, controlarla, derrotarla requerirá un esfuerzo tan monumental como sostenido.

Desde la izquierda debemos construir un proyecto político de gobierno que continúe, profundice y haga irreversible la actual lucha contra la corrupción. Pero si queremos ponernos al frente y representar el hartazgo ciudadano con la corrupción y si queremos pedir su apoyo para enfrentar a las mafias, este proyecto político no debe solamente contener propuestas de reforma institucional para prevenirla y sancionarla.

Pero, sobre todo, debemos demostrar en los hechos que somos intolerantes con prácticas corruptas en nuestras propias filas. La “unidad de la izquierda” no puede ser el criterio central de las políticas de alianzas, pues ha servido en muchos casos para justificar aproximaciones a sectores corruptos de la izquierda.

La honestidad en la vida personal, empresarial y en el servicio público tendrán que ser –junto con acuerdos programáticos sobre el empleo, la economía, el estado, el medio ambiente, la cultura, la política internacional- criterios mucho más importantes que “ser de izquierda” a la hora de pensar en liderazgos y candidaturas, en bloques sociales y ciudadanos, y en alianzas políticas.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en