Yo me quedo en casa

diario uno

Frente al calentamiento global, debemos hacer mucho más

Publicado en Diario Uno, Lunes 2 de Diciembre de 2019

Carlos Monge

Publicado: 2019-12-02

Mientras que en el Perú seguimos ganando algunas batallas y perdiendo otras en la guerra contra la corrupción en la política, el estado y el empresariado, en Madrid (España) se desarrolla la COP (Conferencia de las Partes) 25, luego que las protestas sociales hicieran imposible hacerla en Santiago de Chile, como estaba previsto. 

En perspectiva de esta reunión, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha publicado su Informe sobre la Brecha de Emisiones 2019, alertando sobre una situación realmente dramática: aun si se cumpliesen íntegramente todos los compromisos de los gobiernos para bajar las emisiones de gases de efecto invernadero (las Contribuciones Nacionalmente Determinadas, CND), el aumento de la temperatura del planeta por encima de los niveles previos a la Revolución Industrial sería de 3.2C. Estaríamos más que duplicando el aumento de 1.5C que los científicos y científicas del International Panel on Climate Change (IPCC) han establecido como el límite del que no debemos pasar. Un desastre total.

Frente a esta situación, el PNUMA indica que debemos reducir la emisión de gases de efecto invernadero causantes del calentamiento global a un ritmo de 7.6% anual, lo que a su vez demanda multiplicar por tres los compromisos de reducción establecidos por nuestros gobiernos en las CND.

A la fecha, el compromiso peruano es reducir en 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero al 2030, a través de iniciativas implementadas con recursos públicos y privados; y un 10% adicional condicionado a obtener facilidades y financiamiento de la cooperación internacional. Si queremos estar a la altura del reto, tendríamos que anunciar nuevas CND tres veces más ambiciosas que las actuales, reduciendo especialmente la deforestación y el cambio de uso de suelos y el uso de energías fósiles en el transporte, que son las actividades que más gases generan.

Al mismo tiempo, necesitamos salir de una estrategia de crecimiento y una matriz exportadora primaria, sustentadas en los minerales, expuesta a la volatilidad de la demanda y los precios y generadora de profundas desigualdades internas. Tenemos que caminar hacia una diversificación productiva basada en energías limpias renovables y avanzar en el uso sostenible del bosque en lugar de seguir deforestando. Y debemos reclamar que los países que más han contribuido (USA y Europa) y que más contribuyen hoy (China) al calentamiento global, apoyen financieramente a los países que menos hemos contribuido –especialmente a los países que más dependen de la exportación de petróleo y de carbón- para lograr esta diversificación.

Estos temas debieran estar en el centro de nuestras políticas de gobierno y de nuestra agenda parlamentaria, ahora y en el 2021. Literalmente, como especie humana, se nos va la vida en ello.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en