Yo me quedo en casa

diario uno

Bolivia: Lecciones para la izquierda peruana

Publicado en Diario Uno, Lunes 11 de Noviembre de 2019

Carlos Monge

Publicado: 2019-11-11

Evo Morales ganó por primera vez la Presidencia de la República en las elecciones del 2005 después de la caída Gonzalo Sanchez de Lozada. En el 2009 y en el 2014, después de una modificación legislativa que definió a las del 2005 como “transicionales”, Morales logró dos reelecciones sucesivas. 

Sin líderes de recambio, Morales impulsó en el 2016 un referéndum que le permitiese una reelección más. Y lo perdió. Pero, apeló al Tribunal Constitucional argumentando que se violaba su derecho humano a candidatear. Este le dio razón y así pudo participar en la reciente elección del 20 de Octubre pasado.

El conteo oficial de votos indicaba que Morales no ganaría en primera vuelta. Pero se suspendió la difusión de los resultados y cuando se reanudó, la tendencia había cambiado y Evo lograba los votos que necesitaba para ser electo en primera vuelta. Fraude.

La crisis se precipitó rápidamente. La oposición exigía segunda vuelta, la movilización social contra Evo no cejó mientras que la movilización en su defensa fue efímera. La auditoría del proceso electoral contratada por el propio Tribunal Electoral encontró evidencia de fraude, y a la misma conclusión llegaron la OEA y la UE. La policía se negó a reprimir y las Fuerzas Armadas le pidieron que se vaya para abrir una salida política a la crisis. Al momento de escribir estas líneas, Morales se embarcaba rumbo a la Argentina.

Lecciones para un proyecto izquierdista en el Perú.

Primero, el poder desgasta. 14 años en el gobierno son demasiados para cualquiera. Esto debería ser más que evidente, pero resulta que no lo es.

Segundo, se necesitan liderazgos múltiples. El caudillismo hace indispensable al caudillo y -si de éste depende el proyecto político- debe quedarse en el poder como sea.

Tercero, la democracia es cuestión de principios y no de conveniencia o de oportunidad. No podemos criticar la interpretación auténtica que permitió la tercera elección de Fujimori y hacernos de la vista gorda frente a la que le permitió a Evo candidatear por cuarta vez. No podemos hacernos los locos frente a tanta evidencia de fraude porque lo principal es que no gane la derecha.

Un proyecto de izquierda para el Perú debe construir liderazgos múltiples que permitan sostener un gobierno en el tiempo. Debe superar nuestra tradición caudillista. Debe asumir también que la alternancia es algo inherente a la democracia. Si se pierde el respaldo ciudadano y en consecuencia se pierde una elección, pues a arrancar de nuevo, corregir errores, volver a ser mayoría, volver a ganar.

Pero si el mensaje que damos es que estamos dispuestos a saltarnos las normas y hacer fraude para quedarnos para siempre, entonces mejor nos matriculamos en Fuerza Popular, que para eso ya existe.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en