la naranja está partida

¿Un Proyecto Político Liberal para el Perú?

Publicado el Lunes 11 de Febrero de 2019 en Diario Uno

Carlos Monge

Publicado: 2019-02-11

La formación de la Bancada Liberal reclama un debate sobre qué significa ser liberal y sobre las implicancias de un proyecto político liberal en el Perú, que reivindique –en serio- economía de mercado y democracia liberal. 

Hablo de una verdadera economía de mercado, sin monopolios y oligopolios controlando los mercados, con competencia abierta para acceder a la condición de proveedor de bienes servicios al Estado, sin captura del Estado para proteger y/o promover intereses individuales a través de las políticas públicas. Es decir, algo completamente diferente a lo que casi 30 años de neoliberalismo han construido hasta la fecha.

Hablo también de una verdadera democracia liberal, con autonomía y equilibrio de poderes; con respeto y promoción de los derechos humanos, las libertades básicas, los derechos de la mujer, de la población LGTBI, y de los Pueblos Indígenas; con separación entre Iglesia y Estado y carácter laico de las políticas públicas; entre otras cosas.

Sería muy significativo para la política peruana que surgiese un proyecto político como este, pues significaría una ruptura con la alianza neoliberal-conservadora que ha gobernado el país desde los 90 hasta la fecha, subordinando el manejo económico a los intereses de los grandes grupos de poder y subordinando las políticas públicas a los valores de los sectores más conservadores de las iglesias católicas y evangélicas.

Mientras tanto, uno esperaría que analistas liberales -como Juan Carlos Tafur y Federico Salazar-se la jueguen a fondo por ejemplo contra el monopolio de AFPs que mantiene altas tasas de ganancia mientras nuestros fondos pierden.

Para la izquierda, el surgimiento de un proyecto liberal consecuente plantearía un reto de proporciones. Porque ha sido la izquierda peruana la que ha defendido y sigue defendiendo los valores liberales fundamentales contra el conservadurismo neoliberal nativo, tanto en el terreno económico como en el terreno político.

Hacia adelante, debemos ser consecuentes en nuestra defensa de estos valores e incorporarlos plenamente en nuestra visión y en nuestra propuesta de país. No se trata de diluirnos en una propuesta solamente liberal. Se trata de mantenernos firmes en la defensa de esos valores al mismo tiempo que afirmamos todo aquello que es propiamente izquierdista.

Si un nuevo proyecto liberal es consecuente con esos valores, habremos ganado un aliado para batallas de corto plazo y –quizás- hasta para una alianza estratégica. Si no son consecuentes, correremos solos –como hasta ahora- reivindicando valores liberales en el marco de una nueva propuesta socialista, ecologista y plurinacionalista que afirme y expanda el ejercicio de los derechos de las personas en todos los terrenos.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en