los #hermanitos se reacomodan

Ocasos y Amaneceres en la Política Peruana

Publicado en Diario Uno, Lunes 26 Noviembre 2018

Carlos Monge

Publicado: 2018-12-01

Es difícil saber qué pasará con Keiko Fujimori y Alan García en el terreno judicial y diplomático. ¿Se quedará Keiko 36 meses en prisión preventiva, saldrá antes, será procesada y finalmente condenada? ¿Le dará asilo el gobierno de Uruguay a Alan García, le dará el salvo conducto el Gobierno del Perú, hibernará otra década como después de su fuga anterior? 

En el Perú - país de zombies políticos que se pasean de vez en cuando por los medios jugando a estar vivos- es difícil declarar la muerte política definitiva de alguien. Pero hoy sí parece que vivimos el ocaso del fujimorismo y el aprismo como proyectos políticos.

El fujimorismo surge de una década de gobierno autoritaria, corrupta y populista. Se nutre de la lealtad popular a un líder y sus descendientes que se prolonga durante casi 20 años, basada en la memoria y la promesa de mano dura frente a la violencia política y el desorden económico, y una relación clientelar con los más pobres y excluidos.

El aprismo fue una respuesta política al régimen oligárquico a inicios del siglo pasado, que durante los siguientes casi 100 años mutó de movimiento radical de masas a camarilla aliada del fujimorismo, sin otra agenda que la continuidad del neoliberalismo económico y de la corrupción en todo nivel.

El conservadurismo y las mafias buscarán reemplazo para Alan y Keiko. Ciertamente, entre pastores y periodistas impresentables, sobran aspirantes a heredar el cargo. Pero se abre también el espacio para nuevos proyectos políticos, como los que hoy encarnan Julio Guzmán y Veronika Mendoza.

Veo en Guzmán la posibilidad de esa alternativa verdaderamente liberal en lo económico (no mercantilista) y liberal en lo político (no conservadora), que el Peru jamás ha tenido. No dudo de su liberalismo político, pero me pregunto si será capaz de romper con los grandes grupos de poder económico que –frente al libre mercado, la democracia y la ética- en verdad han demostrado preferir el monopolio y la captura del estado y han sabido acomodarse con facilidad al autoritarismo y la corrupción.

Veo en Mendoza la posibilidad de una alternativa que siga siendo socialista (en la pelea contra la desigualdad), pero que esté igualmente preocupada por la democracia, el medio ambiente, el racismo, los derechos de pueblos indígenas, y la inseguridad que le hace la vida imposible a la gente. Y que tenga tolerancia cero con la corrupción. No dudo de que esa sea su apuesta, pero tendrá que romper con la fuerte tradición caudillista y autoritaria y de tolerancia con la corrupción que ha marcado parte del ciclo progresista en la región.

Caras nuevas y propuestas nuevas que enfrentan tremendos retos para hacer del Perú un país mejor en el Bicentenario de nuestra Independencia.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en