¿Hasta cuándo?

Mientras tanto

Publicado en Diario Uno el Viernes 1 de Septiembre de 2017

Carlos Monge

Publicado: 2017-09-07

La huelga magisterial ha puesto en cuestión dos aspectos clave de las políticas educativas de los últimos gobiernos: énfasis en la universalización de la oferta sin asignación de recursos para garantizar buenos ingresos, condiciones de trabajo y formación básica de maestros y maestras, y las evaluaciones como mecanismo fundamental para mejorar su desempeño en el aula.  

Pero mientras que el Presidente, el Premier y Ministro de Economía, el Ministro del Interior y la Ministra de Educación se atropellaban mutuamente buscando imponer su propia respuesta a la huelga y el fujimorismo develaba su enorme oportunismo jugando a una alianza con el sector más radical del liderazgo gremial, en otras partes del país otros sectores sociales ponían en cuestión aspectos igualmente medulares ya no solo de las políticas públicas sino de la misma organización del estado peruano.

Los pueblos Awajun y Wampis de la Región Amazonas, cansados de reclamar que alguna autoridad del gobierno se anime a hacer algo contra la presencia de diversas formas de minería que destruyen el bosque y contaminan las aguas en sus territorios, han decidido actuar por cuenta propia, expulsando a mineros informales y presionando por la salida de una empresa formal como Afrodita. Las organizaciones indígenas de las llamadas Cuatro Cuencas en la Región Loreto donde opera el Lote 192, han anunciado que si el gobierno no pone en práctica la consulta previa sobre la nueva concesión de ese lote, ellas no permitirán que se siga extrayendo petróleo de esos territorios.

El paso más audaz lo ha tomado el pueblo Wampis, al constituir el Gobierno Territorial Autonomo (GTA) Wampis. Precisamente, ha sido el GTA Wampis el que recientemente –en coordinación con la Municipalidad Distrital de Río Santiago- organizó una operación de desalojo de mineros artesanales ubicados en su territorio.

Se cuestiona así desde los pueblos indígenas amazónicos la estrategia extractivista petrolera y minera en la que los últimos gobiernos y todas las variantes de la derecha política y empresarial están de acuerdo, y se plantea también un debate de fondo sobre la organización del estado en el territorio. Post extractivismo y plurinacionalidad son los temas que ponen en la agenda.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en