habla en su lengua

Frente Amplio: A Otra Cosa, Mariposa

Publicado el Domingo 25 de Junio en Diario Uno

Carlos Monge

Publicado: 2017-06-26

Elecciones abiertas a la ciudadanía para las candidaturas nacionales y congresales; plan de gobierno con dimensiones sociales, ambientales, identitarias, feministas, y participativas; nuevos liderazgos; casi 3 millones de votos; la segunda bancada en el congreso; y la emergencia de Verònika Mendoza como una de las políticas más influyentes del país. El Frente Amplio fue una gran idea, y su campaña electoral 2016 fue muy buena.  

El FA fue también una oportunidad para reinventar la política, democratizándola radicalmente. Para ello tenía que abrirse a la ciudadanía izquierdista que comparte sus valores y sus propuestas, dándole poder de decisión mediante la elección por voto universal, directo y secreto de los organismos de dirección.

Pero en Tierra y Libertad decidieron ser dueño único. Ni los frenteamplistas independientes ni los izquierdistas de otros partidos pueden ingresar al padrón ni ser parte de la toma de decisiones. Y su comportamiento en la bancada congresal (reglamento aprobado solo por la mitad que es TyL, Tribunal de Ética integrado solo por TyL, intento de expulsión de Congresista Arce y amenaza de expulsión de Congresista Glave que son parte de Nuevo Perú), indica que el camino escogido es el del aislamiento.

El Movimiento Nuevo Perú tiene ahora la posibilidad de hacer lo que TyL no quiso. Para ello, debe mantener el programa levantado desde el FA y, sobre todo, dar paso a la participación ciudadana en sus estructuras y en su toma de decisiones, con los partidos funcionando a su interior como corrientes de opinión en busca de liderazgo. Sería un grave error que se mantenga solamente como un espacio controlado por partidos que negocian cuotas de participación en los con organismos de dirección nacionales y territoriales y sectoriales. No es eso lo que la ciudadanía izquierdista espera ni lo que la renovación de la política peruana demanda.

Su reto es llegar al 2021 con una excelente candidata (que de todas maneras debe pasar por elecciones internas del MNP y más amplias si se concretan alianzas), un liderazgo renovado y una organización que exprese una profunda renovación de las formas de hacer política. Lograrlo no es una fantasía. Se puede hacer. Pero las decisiones hay que tomarlas ya.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en