habla en su lengua

Trump contra la Humanidad y el propio Estados Unidos

Publicado en Diario Uno, Lunes 5 de Junio de 2017 

Carlos Monge

Publicado: 2017-06-05

El Presidente Trump ha retirado a los EEUU de los Acuerdos de Paris (COP 21) para la lucha contra el calentamiento global.  

La medida no sorprende ni es aislada: durante su campaña Trump había cuestionado la existencia misma del calentamiento global y afirmado que esos acuerdos eran perjudiciales para Norteamérica, y ya había nombrado al negacionista Scott Pruitt a la cabeza de la Agencia de Protección Ambiental, había borrado toda referencia al calentamiento global en la web de la Casa Blanca, y había revertido o puesto en revision o suspenso varias medidas de protección del medio ambiente de la administración Obama.

Lo que Trump busca es tener manos libres para generar empleo relanzando la producción de carbón y abaratar la energía produciendo más petróleo y gas de esquisto. Pero, como lo han señalado su propio asesor económico Gary Cohn y su Secretario de Estado Rex Tillerson (ex CEO de la petrolera Exxon Mobile), la industria del carbono es obsoleta y no tiene futuro y a Estados Unidos y sus empresas le conviene ser parte de COP 21.

Así, el estrecho nacionalismo del Presidente Trump pone en peligro a la humanidad al debilitar el esfuerzo internacional por controlar el calentamiento global, y afecta al propio Estados Unidos y sus empresas, quedándose fuera de las nuevas dinámicas económicas globales que surgen en torno a las energías limpias y renovables.

Los grandes países de Europa, así como China, India y Rusia, se han reafirmado en los Acuerdos de París, y dentro del propio Estados Unidos, decenas de gobernadores y alcaldes y líderes empresariales se están rebelando contra esta decisión.

El Perú es uno de los tres países del mundo más afectado por el calentamiento global y Estados Unidos es el segundo emisor de gases de efecto invernadero. Su decisión nos golpea directamente. Pero la respuesta del gobierno PPK se ha limitado a un Ministerio del Ambiente “lamentando” la decisión. No basta. Se necesita de una protesta enérgica desde la propia Presidencia de la República y de una acción diplomática para exigir se revierta esa decisión. Pero quizás eso sea pedirle mucho a PPK. Es que no se trata de Venezuela, sino de los Estados Unidos.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en