no le saca la vuelta a la ley

Kenya, Keiko y Kenji ¡Linda familia!

Publicado en Diario Uno el Lunes 15 de Mayo de 2017

Carlos Monge

Publicado: 2017-05-15

Alberto Kenya Fujimori sigue preso por ladrón y por asesino. El fujimorismo tiene la mayoría en el Congreso y sin necesidad de apoyo de nadie podría ya haberlo sacado de la cárcel y pasarlo a arresto domiciliario mediante alguna ley que beneficie a personas presas a partir de cierta edad.  

Pero después de varios meses en que hace y deshace en el Congreso, la bancada fujimorista no ha tomado ninguna iniciativa en ese sentido. Peor aún, ha encarpetado un proyecto de ley presentado por el congresista Vieira (ex topo fujimorista en la bancada PPK) que proponía exactamente eso. Es decir, Keiko paró una iniciativa legal que hubiese opuesto a su padre en prisión domiciliaria en lugar de permanecer en la DIROES.

El escándalo nacional fue inmediato. Mientras el preso proclamaba por tweet su mal estado de salud, Kenji disparaba contra Keiko declarando que “Creo que ha llegado el momento, y lo digo a título personal, de que Fuerza Popular asuma de manera más activa la lucha para poder lograr la libertad de Alberto Fujimori”.

Diferentes integrantes de Fuerza Popular quisieron limpiar a Keiko de la imagen de mala hija, señalando que querían ver a Kenya totalmente libre y no cambiando una prisión por otra, y que por eso reclamaban el indulto en lugar de la norma propuesta por Vieira. Por su lado, Keiko hacía lo propio anunciando un pedido de Habeas Corpus. Poniendose de costado después de tirar la piedra, Kenji disfrutaba del desmadre en silencio.

Pero reclamos de indulto y propuestas de Habeas Corpus son lavadas de cara antes que esfuerzos serios de sacar a Kenya de la cárcel. Sucede que ya el Presidente PPK ha anunciado que el indulto no es una opción y que ya el Tribunal Constitucional ha rechazado antes un Habeas Corpus como el anunciado.

Es pues claro que Keiko no quiere ver a su padre libre o ni siquiera en casa. Prefiere tenerlo preso. ¿Porque? Porque le disputaría el liderazgo de un movimiento vertical que no podría funcionar con dos cabezas y porque se quedaría sin una carta con la que chantajear permanentemente al gobierno.

Resulta pues que Kenya no es rehén solamente de sus crímenes sino de las ambiciones de poder que enfrentan a Keiko y Kenji. Linda familia.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en