reconoce sus orígenes

diario uno

Reconstrucción con Planificación y Sin Corrupción

Publicado en Diario Uno, Lunes 3 de Abril, 2017

Carlos Monge

Publicado: 2017-04-03

El gobierno ha reaccionado bien ante la emergencia generada por el Niño Costero. Se demoró en tomar nota de las alertas que se emitían desde el mes de enero, pero al final está actuando sin figuretismo ni clientelismo, con trabajo en equipo, desplegando al gabinete hacia las zonas afectadas para hacerse cargo in situ de atender las necesidades gravísimas y urgentísimas de quienes lo han perdido todo en diversas partes del país y el desbloqueo de vías de comunicación afectadas por huaycos e inundaciones.  

Lo que se viene ahora es la enorme tarea de la reconstrucción. Todo indica que existen los recursos, y si no alcanzan habrá que cobrarlas multas impagas de algunas grandes empresas, eliminar exenciones tributarias al gran capital y avanzar en una reforma tributaria que haga que paguen más los que ganan más. Un dato: el conservador y millonario Presidente Sebastian Piñera financió parte de la reconstrucción de Chile luego del terremoto del 2010 con una nueva regalía minera.

En cuanto a la reconstrucción misma, el gobierno tiene que enfrentar dos grandes retos: la planificación y la corrupción.

No se puede reconstruir sin ordenar ni planificar la ocupación del territorio. La mano oculta del mercado no sirve como respuesta. El desdeño de la planificación y de la construcción de instituciones han llevado al crecimiento de ciudades y ocupación de cuencas sin orden ni concierto, generando la situación que ahora vivimos. A nivel mundial, esta misma lógica ha llevado a un consumo tal de la energía fósil que ha generado el calentamiento global que hace más intensos y más frecuentes fenómenos como los que estamos experimentando.

Y no se puede permitir que la reconstrucción sea, otra vez, caldo de cultivo de la corrupción, como fue con el fujimorismo luego del El Niño de fines de los 90 y el aprismo luego del terremoto de la década pasada. Hay que fortalecer los organismos de control del propio estado, y -sobre todo- organizar y movilizar a la población para que vigile desde abajo la honestidad en el gasto público para la reconstrucción.

Reconstrucción con planificación. Reconstrucción sin corrupción. Ese es el reto.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en