sin ciencia no hay futuro

RPP

El Mensaje de 28 de Julio

Nuevos Enfasis, Varias Omisiones, Ningun Cambio

Publicado: 2014-07-28

Comencemos por constatar lo obvio: el hombre es plano, es aburrido, no logra entusiasmar ni a sus más fieles, no arrancó ningún aplauso de esos… Pero, en fin, cada cual es como es y la evaluación debe ser sobre el fondo y no sobre la forma, aunque a veces la forma termine expresando el fondo.

Siempre es importante el contexto en que se da el Mensaje a la Nación del Presidente de la República, pues estos mensajes deben normalmente destacar lo hecho y tomar nota de los cambios en el contexto para anunciar el camino hacia adelante.

Pero sucede que en esta oportunidad, el balance de lo hecho, los cambios en el contexto y el camino hacia adelante, ya habían sido ampliamente debatidos a propósito del paquete de medidas de reactivación presentadas por el Poder Ejecutivo hace unas semanas. Es decir, rumbo a este 28 de Julio, el Ministro de Economía Castilla ya había dejado sin mensaje el Presidente Humala.

Es por ello quizás que el tema del momento –la desaceleración del crecimiento y las medidas para revertir la situación- pasaron al quinto lugar del discurso, después del tratamiento de la educación, la salud, la seguridad ciudadana y la inclusión social. Es por ello que en el tratamiento de este tema, más importante fue el recuento de lo recientemente hecho que el anuncio de lo que se hará.

Siempre en relación a la desaceleración del crecimiento y como combatirla, me parece importante destacar algunos énfasis tanto como algunas omisiones.

Me llama la atención por ejemplo el énfasis puesto en el carácter transitorio de la desaceleración y la expectativa puesta en algunas grandes mega inversiones pública y privadas para remontarla. Por ejemplo, si el diagnóstico es que la caída en la demanda y precio de nuestros commodities explica el bache, no se entiende bien la fe que se le sigue teniendo a la minería y sus megos proyectos como salida al problema. De la misa manera, merece destacarse como -desde esta apuesta de fe- el énfasis puesto en aclarar que el impacto de la estrategia de la diversificación productiva será para el mediano y largo plazo. Es decir, mientras que la diversificación productiva va tomando forma mediante un proceso complejo y lento de reformas institucionales, la política sigue regida por la misma apuesta primario exportadora de las últimas décadas, complementada por algunas mega inversiones en transportes y comunicaciones.

Al mismo tiempo, me llama la atención el silencio presidencial absoluto sobre tema ambiental y los cambios recientemente hechos en la gestión del mismo como parte del paquete de reactivación. Este tema ha estado y sigue estando en el centro del debate nacional, pero no recibió ni una mención, ni una frase, ni una línea. Lo mismo paso con la COP 20 –el evento climático políticamente más importante del mundo- no mereció tampoco ninguna atención. Es como si el MINAM ni el Ministro Pulgar Vidal no existiesen. ¿Entregó aportes al Mensaje? ¿Estuvo en la PCM en las discusiones del borrador del mismo? ¿Se los rechazaron? ¿Que pasó?

De la misma manera, fue completamente omitido otro tema central para nuestra visión de la democracia y del tipo de economía que queremos y de la viabilidad de los mega proyectos mineros y energéticos por lo que se apuesta: el de las consultas indígenas. De nuevo, ninguna mención, ni una frase, ni una línea. ¿La Ministra de Cultura? Pues, ahí estaban aplaudiendo elegantemente, cortésmente, como si con ella no fuese.

Y, siempre en este terreno vinculado con la reversión de la desaceleración del crecimiento. ¿Cómo se financiará el anunciado aumento en el gasto público en un escenario de menor crecimiento? Normalmente, aumentar la recaudación para gastar más en periodos de menor crecimiento supone una reforma tributaria de algún tipo. Supone ampliar la base tributaria, eliminar exoneraciones, cobrar más a los que más ganan, apoyarse temporalmente en el uso de las reservas internacionales, etc. Pero, al respecto, nada de nada. O mejor dicho, nuevamente, el anuncio de que se gastará más en varias cosas confiando en que unos tres o cuatro mega proyectos nos resuelvan del problema de cómo financiar ese mayor gasto.

Finalmente, mucha mención a incrementos de gasto social para lograr metas más ambiciosas en términos de cobertura y de calidad. Mención especial merece el énfasis en dar cobertura universal SIS a los nuevos niños y niñas, darles el Programa Bienvenidos y poner más énfasis en la educación inicial. Todo lo que tenga que ver con fortalecer las intervenciones del estado en la primera infancia merece apoyo. Pero me preocupa la constante mención a las obras por impuestos y las asociaciones público privadas, pues al parecer lo que se viene es una nueva ola privatizadora esta vez en el área de los servicios sociales básicos que el estado presta a la población.

De la misma manera, un respaldo abierto a la acción mediática y efectista del Ministro Urresti en el campo de la seguridad ciudadana, y mención a que ya se han iniciado reformas de todo tipo en el sector interior y de la Policía Nacional. Pero nada muy pensado, ningún anuncio de una reforma de fondo que permita efectivamente responder de manera estructural al reto de la inseguridad y darle sostenibilidad a lo que ahora parece reducirse a la presencia de un ministro hiperactivo conduciendo todo tipo de operativos. Por ejemplo, está bien que el Ministro encabece una requisa en un penal. Pero, ¿Cómo es que siguen entrando desde cuchillos, pasando por celulares, hasta friobares y televisores plasma? ¿Cómo es que en varios años no se logra comprar e instalar un sistema de bloqueadores de celulares?

En fin, un mensaje que en realidad ya había sido dad antes, continuidades fundamentales, omisiones gravísimas que solo se son entendibles en el marco de esas continuidades, y un mensaje privatizador que recorre el integro de la estrategia hacia adelante.

Lo imaginábamos. Pero, por si acaso, estamos nuevamente avisados.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en