sin ciencia no hay futuro

CONFIEP

Soñé con otra CONFIEP

La Primera, 14 de Enero, 2014

Carlos Monge

Publicado: 2014-01-15

Anoche soñé que la CONFIEP se pronunciaba, llamando la atención al país sobre el grave peligro que para la democracia y el mercado tiene la concentración de medios de comunicación en un solo grupo empresarial. Citaban a los clásicos del liberalismo y los ejemplos que hoy nos vienen de los grandes países capitalistas en donde la propiedad de los medios está severamente regulada en aras de generar las mejores condiciones para la competencia en la economía y la política.

Soñé que también celebraba que el Congreso aprobase una ley que regule el negocio de la educación superior, impidiendo la proliferación de universidades privadas que no merecen ese nombre, y que se crean para lucrar abusivamente con la expectativa que tiene la juventud en las posibilidades que les abre una educación superior.

Celebraba también la CONFIEP las políticas del Ministerio de la Producción, criticando que unos pocos grandes grupos empresariales se llevasen buena parte de la pesca para la producción de harina de pescado para exportación en desmedro de miles de pequeños empresarios de la pesca artesanal y de la gastronomía orientados al consumo humano.

Cerraba la CONFIEP reclamando al MINAM y al MINCUL establecer y hacer respetar estándares y procedimientos ambientales y de consulta previa más exigentes, para que las futuras generaciones también tengan derecho a un medio ambiente rico y sano y al respeto a sus identidades y sus culturas, reclamando a los ministerios que promueven las inversiones a adecuarse a esas normas y entender la importancia estratégica de la sostenibilidad y la plurinacionalidad.

Pero no solo eso, en esos mismos días la CONFIEP rechazaba las presiones políticas para liberar al preso Fujimori y celebraba que las investigaciones congresales sobre los actos de corrupción que involucraban a los ex Presidentes Toledo y García culminasen en la inhabilitación política de los mismos y la apertura de procesos penales, realzando que la corrupción es enemiga del progreso, sea como sea que este se defina.

Pro, que lastima, la verdad es que la CONFIEP realmente existente, mediante reciente comunicado público, defiende a fardo cerrado la concentración oligopólica de medios de comunicación, a los empresarios inescrupulosos de la educación, a los monopolios de la pesca, y a los ministerios que promueven las grandes inversiones y que ven en las políticas del MINAM y MINCUL –que radicales no son para nada- un estorbo para los lobbies empresariales que en realidad representan. La verdad es que nuestra CONFIEP hoy apuesta a fondo por la continuidad y profundización del modelo económico que los tres ex Presidentes cuestionados por corruptos encarnan.


Escrito por

Carlos Monge

Antropólogo e Historiador. Fanático del Alianza Lima y socialista empedernido. Enamorado de Leda, Lucía, Camilo, Frida y León.


Publicado en